La Cabina

El Museo Internacional de Arte Contemporáneo, MIAC inauguró el jueves 14 de diciembre, un nuevo espacio expositivo y de intervención artística, ubicado en la antigua cabina de teléfonos del museo.

La Cabina acogerá los proyectos El Tiovivo, de Daniel Jordán; y La Tumba de Lancelot, de David GP; durante este 9º Encuentro Bienal.


Museo Internacional de Arte Contemporáneo. MIAC

  • Tíovivo de Daniel Jordán / 14 de diciembre (Inauguración) – 23 de febrero
  • La tumba de Lancelot de David GP / 1 de marzo a las 19:00 h. (Inauguración)

El Tiovivo de Daniel Jordán

El Tiovivo, es una instalación multidisciplinar de esculturas cinéticas que propone un diálogo entre la novela Lancelot, 28º-7º y el espacio del MIAC intervenido. Según nos cuenta el artista: “Mi propuesta para la Bienal de Lanzarote consiste en una instalación cinética pensada para el pequeño espacio de la antigua cabina de teléfonos. Este tiovivo será una metáfora de Lancelot 28º-7º; a través de seis motivos sugeridos en la obra: Isla, Dragón, Camello, Bailes entre moros y lanzaroteñas, Bu y Cura”.

El Tiovivo, es una invitación a jugar con nuestro imaginario, en consonancia con la obra de Espinosa. Se trata de una actuación en un espacio muy concreto del museo, en el que antes estaba ubicada una cabina de teléfonos pública, permitiendo el espacio, crear un microuniverso independiente, una acción autónoma, que sirve como excusa para poner en valor dicho espacio, con la intención de convertirlo en un lugar habitual de intervención artística.


La tumba de Lancelot de David GP

 

Entonces empezará a tener Lanzarote un sentido. Un objeto para el devenir. Se
construirán la imagen y la iglesia de San Lancelot Santo de marineros náufragos.
De años de sequía y de amores tristanescos. Y de epidemias.

Lancelot, 28º-7º.

 

La escultura es una representación de la mitología de Lancelot que Agustín Espinosa imagina en Lancelot, 28º-7º, dónde el personaje que le da nombre al libro es recordado cómo un idealista.

Un esqueleto de piel de plástico negro derretido ha sido el motivo elegido para tal representación.La instalación pretende representar ésta tumba a modo de crítica al modelo turístico vigente y al uso y abuso del plástico y sus derivados. La piel de lancelot está compuesta de bolsas de basura negras y el personaje posará sobre un soporte a modo de trono sostenido por cables dentro del nicho de piedra volcánica de La cabina.

Una arqueología integral de Lanzarote no olvidaría el sepulcro de Lancelot. Cuando la sociedad Pro Turismo de Lanzarote se dé cuenta de este imperativo turístico, edificará el sarcófago de Lancelot que señalarán con mayúscula las nuevas guías. Aparte la fea elección de escultor, sería ésta una bella lección de integridad. Apuntadora de un cambio de ritmo en las guías futuras. Que haría más largas las rutas oceánicas. Que detendría unas horas los ojos caudales de los viajeros del Atlántico. Lancelot, 28º-7º.

 

Ver programa completo de la Bienal